Películas para viajar sin moverte del sofá

 En Comunicados

Un listado de largometrajes de ficción y no ficción te ayudarán a  encontrar el sentido a las tardes de verano.

¿Se te ocurren más? Ayúdanos a completar la lista…

La sal de la tierra (Brasil, 2014). Documental, dirigido por Win Wenders y Juliano Ribeiro Salgado, sobre la vida y trayectoria profesional del fotógrafo brasileño Sebastião Salgado. La cinta recorre numerosos rincones de todo el planeta en los que Salgado ha denunciado la violación de los Derechos Humanos.

Un lugar en el Mundo (Argentina, 1992). Dirigida por Adolfo Aristarain, a pesar de los años, se mantiene plenamente actual. Las luchas por los derechos sociales, las actuaciones de las grandes multinacionales y las inquietudes de infancia de quien narra en primera persona bien pueden trasladase a cualquier otro rincón del planeta en esta época.

Pride (Gran Bretaña, 2014. Director: Matthew Warchus) Basada en una historia real, la película muestra a un grupo de activistas LGBT que recaudaron dinero para ayudar a las familias afectadas por la huelga en las minas británicas en 1984. Verla te reconcilia con las luchas sociales y el poder ciudadano.

No estamos solos (España, 2015). Dirigida por Pere Joan Ventura, retrata el poder y la imaginación de los movimientos sociales decididos a enfrentarse a la degradación de la democracia. Una etapa de rebelión espontánea para exigir la participación de la sociedad civil que marcará, sin duda, el futuro de la vida política en nuestro país.

Retorno a Hansala (España, 2008. Chus Gutiérrez) A comienzos de esta década, en las playas de Rota, aparecieron los cadáveres de once jóvenes inmigrantes marroquíes que intentaban cruzar el estrecho en patera. Se descubrió por sus ropas que los once muchachos pertenecían a la misma aldea, Hansala. La película pretende recrear aquel suceso visto desde los ojos de dos personajes, Martín, un empresario funerario que pretende hacer negocios con lo ocurrido y Leila, hermana de uno de los fallecidos.

Agua (India, 2005). La directora Dīpa Mehta narra la historia de mujeres (incluso niñas) viudas que, en los años 30, estaban obligadas, una vez perdían a su marido, a recluirse de por vida en una institución llamada ásram de viudez.

Las 7 diosas (India, 2016. Pan Nalin) En la idílica playa de Goa, Frieda, una fotógrafa de éxito, reúne a sus mejores amigas en la víspera de su boda. El grupo es un variopinto ejemplo de la diversidad de mujeres fuertes e independientes de la actual India.

Timbuktú (Mauritania, 2014. Director: abderrahmane Sissako). La película retrata, a través de la vida de una familia de pastores, la violencia a la que se ve sometida la población de la región a consecuencia de los grupos terroristas que actúan en la zona.

Efrain (Etiopía, 2015. Yared Zeleke). Efraín es un niño etíope de nueve años que se encuentra solo tras la muerte de su madre y la marcha de su padre a Adís Abeba para encontrar trabajo.  Su padre le obliga a mudarse a la granja de sus tíos al sur de Etiopía, teniendo como única compañía la antigua mascota de su madre: una oveja.


Fuente: Coordinadora de ONGD – España

Recent Posts

Deja un comentario