¿Qué está pasando?

El planeta afronta la peor crisis migratoria y de refugio de la historia. Los conflictos bélicos, la pobreza extrema, los desastres naturales, la escasez de agua y alimentos, y la violación de derechos humanos está provocando que las personas huyan de sus países de origen, o se desplacen internamente.

Según las estadísticas de Naciones Unidas en 2018 (último año con datos disponibles) había casi 70,4 millones de personas desplazadas forzosamente. Este dato supone un drama por sí solo, aunque si se profundiza un poco más la situación es todavía peor. De esos 70,4 millones, más de 25 se encuentran desplazadas dentro del continente africano, 28 millones dentro de Asia y más de 9 millones en América Latina y el Caribe. En Europa afirmamos vivir una crisis migratoria y estar desbordados ante la llegada de personas que huyen de la guerra, la miseria o los efectos del cambio climático, pero lo cierto es que de todos esos millones de personas desplazadas llega a Europa el 9,02%.

Implicaciones de los movimientos migratorios

Creación de campamentos precarios para el asentamiento de la población desplazada. Esto conlleva la falta de recursos básicos para la subsistencia y, por supuesto, para a vida digna de miles de personas.

Militarización de las fronteras de los países receptores de población.

Proliferación de los discursos de odio que, sin fundamento alguno, pretenden volcar los problemas de los países del primer mundo sobre las personas migrantes.

Enriquecimiento descontrolado de la industria armamentística a expensas de las vidas de miles de civiles en todo el mundo.

Desamparo de la población migrante ante el incumplimiento de los compromisos de acogida de otros países.

Menores sin escolarizar y expuestos a agresiones, trata de personas, y todo tipo de abusos.

Mapa de los actuales movimientos migratorios

El 2019 marca cifra sin precedente de 70,8 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares. Entre ellas hay casi 25,9 millones de personas refugiadas, más de la mitad menores de 18 años.

 Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)

¿Qué exigimos desde la Coordinadora?

1

Cumplir con las leyes internacionales de asilo y refugio. Podéis encontrar las principales leyes en el Informe 2019 de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

2

Establecer rutas legales y seguras para evitar que las personas deban someterse al peligro que encuentran actualmente en su viaje.

3

Sistemas adecuados de acogida para la población refugiada.

4

Respeto a los derechos humanos en todos los espacios, especialmente en las fronteras, y protección a las personas.

5

Ayuda humanitaria bajo los principios de neutralidad, imparcialidad e independencia.

6

Refuerzo de operaciones de búsqueda y salvamento en el Mediterráneo y el Egeo.

7

Políticas comerciales, económicas y diplomáticas que respeten los derechos humanos y los recursos locales.

8

Cumplimiento riguroso del Tratado de comercio de armas.

9

Que las empresas transnacionales cumplan las leyes de transparencia y fiscalidad.

10

Medidas coherentes para luchar contra la desigualad, reducir la pobreza y prevenir los conflictos armados en las zonas de origen.

11

Recuperación de los fondos en cooperación al desarrollo, con un compromiso de alcanzar el 0,4% en la próxima legislatura.

¿Qué hacemos desde la Coordinadora?

Apoyo a las ONGD que trabajan con las personas migrantes y refugiadas en la Región de Murcia.
Apoyo a las ONGD que trabajan en los países de origen de las personas migrantes y refugiadas.
Actividades de sensibilización para que la ciudadanía murciana comprenda mejor este fenómeno social.
Acciones de movilización para visibilizar el problema de los desplazamientos forzados.
Trabajamos en contra de los discursos de odio que, desgraciadamente, están proliferando en nuestra región y en nuestro país. Atacar a las personas en situación de vulnerabilidad y hacerlas responsables de las dificultades que sufrimos no es ni justo ni realista.
X