“Lo mejor de mi trabajo es haber ayudado a los niños refugiados”

 En ONGD

Fuente: La Verdad de Murcia

Andrés Linares, voluntario de Cruz Roja, lleva 17 años dedicando su vida a los más necesitados. Viajó en julio a Atenas para atender a más de 3.200 desplazados sirios.

 

«No conocen otra cosa que la guerra». Es la dura realidad de los niños sirios, que alcanzan las costas de Grecia para huir de bombas, ráfagas de disparos y muerte, y que una vez allí se encuentran sin nada. Para paliar la situación que viven los refugiados en el país heleno, Cruz Roja envía equipos de voluntarios hasta los campos. Hasta allí viajó Andrés Linares, un cartagenero que llegó para un mes aunque finalmente estuvo 47 días al no tener relevo en sus tareas. “Me fui con mucho miedo, pero lo dejé allí. La experiencia vivida ha sido estupenda”, recalca el voluntario.

Andrés relata que en su experiencia en Atenas prestó ayuda a más de 3.200 personas. «Lo mejor que puedes sacar de ahí es la gente. Ves a personas como tú, pero sin recursos, que no tienen ni agua, que de un día para otro tienen que salir corriendo porque sus vidas peligran». De toda su vivencia en Grecia, el voluntario señala que lo mejor «es haber ayudado a los niños refugiados».

Andrés es voluntario de Cruz Roja desde el año 1999, donde realiza cuatro funciones que describe como “cuatro pilares fundamentales en su vida”. La primera de ellas fue en el servicio de socorro en ambulancia, la segunda fue en embarcación, la tercera como operador y, por último, fue integrante del equipo psicosocial. Actualmente es técnico de gestión en el departamento de socorro, donde se encarga de llevar los equipos de emergencia, además de formar parte del Equipo Psicosocial de Emergencias Internacionales.

También ha estado en el relevo de la catástrofe del terremoto de Chile, en el accidente aéreo Spanair o, más recientemente, en la Región, en el tiroteo de Bullas.

«Para mí, el trabajo de voluntarios, que una persona esté ahí, sea a la hora que sea, llevando su vida paralela como cualquier persona fuera de su trabajo, y que salga corriendo con solo una llamada, es lo mejor», concluye el voluntario.

Artículos recomendados

Deja un comentario