España y Europa incumplen sus propios objetivos en materia de cooperación para el desarrollo

 En Comunicados, General

El Informe AidWatch2015 denuncia la falta de credibilidad de los países europeos, incapaces de alcanzar el compromiso del 0,7% 

  • La Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) total de la UE, en 2014, se quedó en un 0,42% de la Renta Nacional Bruta;    muy lejos de alcanzar el histórico compromiso del 0,7%
  • En España, las cifras oficiales hablan de un 0,14% de la RNB en 2014, pero si restamos la AOD inflada artificialmente, en realidad se dedica a la política de cooperación para el desarrollo tan solo el 0,13% de la RNB
  • Solo cuatro países europeos alcanzan o superan el 0,7%: Dinamarca (0,75%), Gran Bretaña (0,70%), Luxemburgo (1,07%) y Suecia (0,96%)
  • El informe  analiza la calidad de los recursos que Europa emplea para mejorar las condiciones de vida de las personas fuera de Europa, y alerta de que en 2014 más de 7.000 millones de € nunca llegaron a los países empobrecidos porque se quedaron en Europa.

 

23 de noviembre de 2015.

Los análisis realizados por CONCORD (red de ONGD europeas) en su informe AidWatch2015 desenmascaran a una Europa que incumple sus propios objetivos en materia de cooperación. Elaborado con datos de 2014, el informe denuncia que tanto Europa como España han fracasado y no han conseguido alcanzar su propio objetivo de destinar el 0,7% de la Renta Nacional Bruta a cooperación internacional para el desarrollo

Bajo el título “Mirando al futuro, sin olvidar el pasado”, el informe analiza la calidad de los recursos que los países europeos destinan a luchar contra la pobreza, la desigualdad o el logro de los derechos humanos y  alerta de la peligrosa tendencia computar como Ayuda al Desarrollo partidas que no contribuyen a ello porque nunca llegan a los países de destino. Eso significa que cuestiones como la atención de población refugiada en Europa;  el pago de estudios en Europa de personas procedentes de países empobrecidos o la condonación de la deuda no deberían ser tenidos en cuenta en el cómputo, sino que deberían financiarse con recursos distintos a los de la política de cooperación. Hacerlo, significa inflar la ayuda. Es urgente, tal como señala el informe, acabar con estas prácticas.

España

Si tenemos en cuenta esta ayuda inflada en las cifras españolas, los porcentajes destinados a cooperación descienden del 0,14% al 0,13%, lo cual significa que el 20% de los recursos que invierte España son de baja calidad con un cuestionable impacto en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, y situando al país  en niveles similares a países como Croacia o Eslovenia. Esta caída  contrasta con las declaraciones del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien aseguró que tan pronto como España creciera económicamente, recuperaría la inversión en cooperación. A pesar de que Rajoy defiende que España es el país de Europa con mayor crecimiento económico, el compromiso con la cooperación no se ha hecho realidad.

Los recursos financieros han caído tanto en términos reales (un 70%) como en lo que se refiere a la calidad de la ayuda; las reformas llevadas a cabo no han derivado en una mejor gestión de la ayuda. La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo afronta una situación extrema: continúa perdiendo recursos para asistir a los 23 países prioritarios y responder a las crisis humanitarias. Un 70% de los fondos de Ayuda Oficial al Desarrollo se destinan a aportaciones obligatorias destinadas a instituciones multilaterales, incluida la UE –una situación que deja clara evidencia de la falta de compromiso político con la cooperación para el desarrollo.

El apoyo público a la sociedad civil ha continuado su senda decreciente; y, además, el gobierno ha incumplido la recomendación del CAD de crear un marco de relación entre la administración y las ONG para fortalecer la implicación de la sociedad civil.

Todo ello deja clara evidencia de la pérdida de relevancia de una política que debe ser fortalecida para hacer frente a los muchos retos a los que nos enfrentamos en la actualidad. Y debería ser fortalecida en coherencia con el marco establecido por la Agenda2030 con la que España se ha comprometido.

Recomendaciones:

  • Tanto España como Europa deben recuperar la senda del compromiso con el 0,7%. España debe llegar al 0,4% en la próxima legislatura
  • La lucha contra las desigualdades, la defensa de los derechos humanos y la protección el planeta deben mantenerse como principales objetivos de la AOD
  • Debe acabarse de manera inmediata con la tendencia a destinar fondos de cooperación para el desarrollo a la atención a población refugiada. Los fondos destinados a las personas que solicitan asilo y refugio en la UE han de ser específicos y adicionales
  • La gestión de los fondos debe ser transparente y garantizar resultados de desarrollo reales
  • Debe excluirse la ayuda inflada y la ayuda ha de ser desligada
  • La participación de las organizaciones de la sociedad civil y de los actores relevantes es imprescindible para conseguir una política efectiva y coherente con el marco establecido por la Agenda 2030.

La información detallada sobre España puede ser consultada en este enlace

El Informe AidWatch2015 puede ser consultado en la web de CONCORD

Artículos recomendados

Deja un comentario