El 1% más rico de la población mundial acaparó el 82% de la riqueza generada el año pasado

 En ONGD
  • En España, la recuperación económica tras la crisis ha favorecido cuatro veces más a los más ricos que a los más pobres
  • Oxfam Intermón pide al Gobierno español medidas para reducir la precariedad laboral, que afecta principalmente a las mujeres y a los jóvenes. En España, las trabajadoras cobran de media un 20% menos que los trabajadores

 

Fuente: Oxfam Intermón

En el marco de Foro Económico Mundial en Davos, que reúne de nuevo en Suiza a las élites políticas y empresariales, Oxfam — Oxfam Intermón en España — publica hoy el informe “Premiar el trabajo, no la riqueza”, en el que denuncia que el 82% de la riqueza mundial generada durante el pasado año fue a parar a manos del 1% más rico de la población mundial, mientras que el 50% más pobre –3.700 millones de personas– no se benefició lo más mínimo de dicho crecimiento. En España, este reparto siguió la misma tendencia: el 1% más rico acaparó el 40% de la riqueza creada, mientras que el 50% más pobre apenas consiguió repartirse un 7%.

La organización también pública un informe para España: “¿Realidad o ficción? La recuperación económica, en manos de una minoría”. De acuerdo con el mismo, la desigualdad hace que la recuperación económica no llegue a todas las personas por igual. En términos de renta, la recuperación ha favorecido 4 veces más a los más ricos que a los más pobres. Entre 2013 y 2015, 29 de cada 100 euros provenientes del crecimiento económico fueron a parar al 10% con rentas más altas, mientras que sólo 8 han terminado en manos del 10% más pobre.

El elemento fundamental de la persistencia de esta desigualdad tanto en el mundo como en España es el desigual reparto en las ganancias de la actividad económica que persisten en manos de los dueños de capital a costa de la precarización del mercado laboral, donde los salarios y las condiciones laborales cada vez son peores.

El mercado laboral se ha precarizado dentro de nuestras fronteras, como explica el estudio, principalmente por el desempleo y la reducción de la negociación colectiva, que ha permitido a los empresarios bajar unilateralmente los salarios.

Uno de los aspectos más alarmantes del informe es que denuncia que son las mujeres y jóvenes, quienes más sufren las consecuencias de esta desigualdad. Las trabajadoras son quienes se encuentran en la base de esta pirámide económica: ellas ganan menos que los hombres y están sobrerrepresentadas en los empleos peor remunerados y más precarios. La brecha salarial entre hombres y mujeres en el mundo es del 23%. En España alcanza el asciende al 20%. Por contra, 9 de cada 10 milmillonarios en el mundo son hombres.

El informe también identifica como un claro aliado para alimentar la actual crisis de desigualdad al es el injusto sistema fiscal, con una tendencia mundial a reducir la fiscalidad de las grandes compañías y de las grandes fortunas a costa de mantener las políticas públicas con las aportaciones de las familias y las personas asalariadas. El 0,01% de los más ricos del mundo evaden 120.000 millones de dólares.

 “Ante este alarmante escenario pedimos a las élites políticas y económicas que estarán esta semana en Davos que desempeñen un papel fundamental en la creación de una economía más humana, ya que mientras nuestras economías prioricen la riqueza de una minoría en detrimento del trabajo decente para toda la ciudadanía, la crisis de desigualdad persistirá”, apunta José Mª Vera, director de la organización.

Para poder llevar a cabo este cambio, Oxfam Intermón pide al Gobierno español y a los grupos parlamentarios que establezcan un Plan Nacional de reducción de Desigualdad que garantice, entre otras mejoras, un empleo y salarios dignos con la propuesta de incrementar el SMI en 1.000 euros mensuales en 2020. Asimismo, para garantizar una mayor equidad retributiva, solicita establecer una escala de 1:20, entre el salario más alto y el mínimo dentro de una empresa y evitar la subcontratación como una herramienta para reducir costes salarias. Además, el Plan tiene que garantizar una fiscalidad progresiva. Para conseguirlo, la organización pide una ley contra la evasión y la elusión fiscal.

Es imprescindible el papel que juega la ciudadanía. Por eso la organización ha puesto en marcha la campaña “Sin Trato no hay Contrato”. Con ella, pretende movilizar a la sociedad para exigir al Gobierno español que acabe con la precariedad laboral. “Las personas están listas para un cambio. Quieren ver acciones”.


Más materiales disponibles:

 

Notas:

  • Los cálculos de Oxfam se basan en los datos del Global Wealth Databook publicado en noviembre de 2017 de Credit Suisse sobre la distribución de la riqueza a nivel global. Se ha calculado la riqueza de las personas más ricas del mundo utilizando la lista de milmillonarios de Forbes publicada en marzo de 2017.
  • El economista José Moisés Martín Carretero es el autor del informe para España “¿Realidad o ficción? La recuperación económica, en manos de una minoría”.
Artículos recomendados

Deja un comentario