Cientos de personas se manifiestan en Murcia para exigir políticas que acaben con la pobreza y la desigualdad

 En Comunicados

Bajo el lema “Soluciones basadas en derechos, no dejemos a nadie atrás “, los y las manifestantes han denunciado un sistema que protege a las multinacionales, a los mercados y al capital mientras empobrece a las personas, recorta sus derechos y degrada profundamente el planeta que habitamos.

Una cadena de cientos de personas se han concentrado en la Plaza de Santo Domingo en Murcia como símbolo de unas políticas que nos encadenan a la desigualdad, la pobreza y la degradación medioambiental. Posteriormente, las personas concentradas marcharon hasta el Palacio de San Esteban donde se procedió a la lectura del Manifiesto.

Esta manifestación ha sido convocada por la Coordinadora de ONGD y EAPN Región de Murcia, ambas Redes representan a 54 organizaciones, con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (17 de octubre) y de la Semana de Lucha contra los tratados de libre comercio CETA, TTIP y TISA.

El 1% de la población del planeta posee tanto como el 99% restante y es precisamente esa pequeña élite la que está presionando para que se firmen en todo el mundo tratados como el TTIP y el CETA.

Mientras tanto, 800 millones de personas sufren hambre y unos 65 millones se han visto obligadas a dejar sus hogares en la mayor crisis de refugiados tras la II Guerra Mundial.

España no es ajena a estos datos: 3,5 millones de personas sufren pobreza extrema, según los datos del último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN). En el caso de nuestra Región, el 38,8% de la población, es decir, 569.000 murcianos y murcianas están en riesgo de pobreza y/o exclusión social, según el indicador AROPE y más de 138 personas tienen que sobrevivir con ingresos inferiores a 332 € (según el indicador AROPE).

Mientras se protege al capital y a las élites del planeta, las políticas sociales continúan debilitándose: educación, sanidad, medio ambiente, cooperación, igualdad o dependencia han sufrido enormes recortes cuyas consecuencias afectan directamente a la dignidad de las personas y a sus derechos.

Murcia no ha sido la única ciudad en movilizarse, contra la pobreza y los tratados. Al menos, otras 50 ciudades españolas han participado en las movilizaciones del llamado “Otoño en Resistencia” contra los acuerdos comerciales TTIP y CETA, que este año ha querido poner el acento en este último tratado entre la UE y Canadá. El proceso de ratificación del CETA está en su etapa final y de ser aprobado en el Parlamento Europeo podría entrar en vigor provisionalmente antes de pasar por los parlamentos nacionales de los Estados miembros de la UE en lo que supondría un atentado contra la democracia. Otras tantas ciudades se suman a la semana contra la pobreza en la que se denunciarán las políticas nacionales e internacionales que empobrecen a las personas, incrementan las desigualdades y degradan el medioambiente.

Artículos recomendados

Deja un comentario